martes, 7 de junio de 2011

Lo que quieras hacer con tu vida solo depende de ti.

Puedes echarle la culpa a quien quieras, el chivo expiatorio corre de tu cuenta. Quédate en casa tranquilo, con los brazos en jarras, gruñendo envidias y masticando fracasos. Farfullas no sé qué de las oportunidades y del sistema, algo de otros tiempos, familia complicada.

Alguien te dijo que tenías que asegurar tu vida y dejarte de tonterías. Ese alguien miró por tu bien, pero para ello sacrificó tus aspiraciones. Quiso abrirte los ojos, protegerte contra una vida de piedras y cazadores. Y tú lo abandonaste todo por esa idílica seguridad..., aunque una vocecilla te susurra, desde alguna esquina, que oportunidades hay siempre y cuando las quieras de verdad.

Lo sabías todo y más y preferiste esperar. Una vida desaprovechada porque en realidad no supiste que podías hacer tus sueños realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)