domingo, 16 de octubre de 2011

Solo por ti


 
Ya me he enterado de que en el amor hay dos partes: el que da sin recibir y el que piensa que lo hace.
También me he enterado de lo acostumbrado a las constantes decepciones a las que hay que estar expuesto, y a tener que continuar sin perder ni un gramo de ilusión.
Pero lo que sé con tanta certeza como que estoy viva, es que tenemos que ser especiales por y para nosotros mismos sin esperar que lo hagan los demás.
Nada de «yo creía que era la única» o «pensé que él era especial, diferente a los demás». Decepciónate una y no más. Tan solo mírate al espejo: cree, quiere y vive por ti.