domingo, 15 de enero de 2012

Juntos pero no revueltos: la raya y el guion

La entrada de hoy la quiero dedicar a uno de los errores más comunes cuando me toca corregir. El escritor suele colocar el guion (-) en vez de la raya (—), y pone y quita espacios donde no es. Para nuevos y curtidos escritores, voy a hacer un recordatorio sobre el uso de la raya y el guion. Que no es por ser quejica, pero que cansa mucho ir con ojo crítico a ver si ha puesto espacio detrás de la raya, o si hay guion, o si hay un combo y no tenemos puntos de carisma suficientes para avanzar. Así, la Real Academia de la Lengua dice:


raya.1. Signo de puntuación representado por un trazo horizontal (—) de mayor longitud que el correspondiente al guion (-) con el cual no debe confundirse. Cuando se usan dos rayas (una de apertura y otra de cierre) para introducir un inciso dentro de un período más extenso, estas se escriben pegadas a la primera y a la última palabra del período que enmarcan, y separadas por un espacio de la palabra o signo que las precede o las sigue; pero si lo que sigue a la raya de cierre es otro signo de puntuación, no se deja espacio entre ambos.
Hasta aquí no hay ningún problema; la propia RAE advierte de la confusión. La cosa es que el guion se utiliza como nexo para unir palabras o para dividirlas al final de la línea. Quizás no esté muy claro cómo utilizar la raya tras leer la definición, pero todo estará más claro con los ejemplos. Lo principal que debemos retener de la definición es que hay que eliminar el guion de nuestras herramientas de diálogo.

Entre todas las 'excusas' (dichas con amor) que he oído para no cuidarse en este aspecto, están dos, y para ambas tengo soluciones:
  1. "No sé cómo se hace": tras la explicación, voy a intentar explicar cómo ponerlas en el Word.
  2. "No sé cómo ponerlos": no te acostarás sin saber una cosa más.
Pinchad en el título para leer la entrada completa. ¡Acomodaos, que viene larguísima!

No sé cómo se hace

Los usos de la raya son muy extensos y los podéis encontrar en este apartado de la RAE, concretamente, por si queréis investigar por vuestra cuenta. Concretamente yo voy a tocar tres.
2.3. En la reproducción escrita de un diálogo, la raya precede a la intervención de cada uno de los interlocutores, sin que se mencione el nombre de estos: —¿Cuándo volverás? No tengo ni idea. ¡No tardes mucho! No te preocupes. Volveré lo antes posible. Normalmente, en las novelas y otros textos de carácter narrativo, las intervenciones de cada uno de los personajes se escriben en líneas distintas. Como se ve en el ejemplo, no debe dejarse espacio de separación entre la raya y el comienzo de cada una de las intervenciones.
Es decir:
—Vamos al garaje.
— Vamos al garaje. 
La marcada en rojo sería la errónea, es decir, la segunda. También se aplica cuando tras la raya va un signo de exclamación o de interrogación, y por más que os repita el Word que se pone separado, no es cierto, o al menos no tengo constancia de ello. Si tenéis alguna duda podéis coger un libro de vuestra biblioteca y observar. Esto sigue siendo fácil, así que vayamos al meollo del asunto.

A modo de introducción, y a pesar de que ya lo sabíais, en un diálogo no se escribe raya si tras el comentario del narrador no habla de nuevo el personaje. Es decir:
—Vamos al garaje —dijo Diana, pensativa. La puerta estaba entreabierta.
—Vamos al garaje —dijo Diana, pensativa. La puerta estaba entreabierta—
El segundo caso es incorrecto. Si Diana hablara después, habría una raya, que sería sucedida por un punto tras el cierre del narrador. Esto es:
—Vamos al garaje —dijo Diana, pensativa—. Tengo algo que podría servir. 
Hago especial hincapié en los espacios que  hay entre "garaje" y la raya y el punto que hay tras la tercera raya. Además, hay que respetar el signo de puntuación que vaya tras la tercera raya. Es decir, que en lugar del punto tras "Tengo", puede ir tanto una coma (,) como dos puntos (:) y punto y coma (;). Me gustaría que esto estuviera claro antes de pasar al siguiente punto, que es el más complicado.
c) Cuando el comentario o aclaración del narrador va introducido por un verbo de habla (decir, añadir, asegurar, preguntar, exclamar, reponer, etc.), su intervención se inicia en minúscula, aunque venga precedida de un signo de puntuación que tenga valor de punto, como el signo de cierre de interrogación o de exclamación [...]
d) Cuando el comentario del narrador no se introduce con un verbo de habla, las palabras del personaje deben cerrarse con punto y el inciso del narrador debe iniciarse con mayúscula [...]
¡Con qué cara me quedé al leer estos dos puntos! Nada mejor que un ejemplo:
—Vamos al garaje —dijo Diana, pensativa—. Tengo algo que podría servir.
Aquí el verbo es de habla, así que "dijo" va en minúsculas. Y quien dice "dijo", dice "replicó", "concedió", "exclamó", etc.
—Vamos al garaje. —Diana se giró hacia la puerta—. Tengo algo que podría servir.
 Cuando el comentario del narrador es una frase independiente al diálogo, que implica cualquier acción del personaje, va con mayúscula. De hecho, como la frase entre rayas es, por decirlo de algún modo, ajena al diálogo, la frase del interlocutor tiene que terminar con un punto. Por eso hay un punto tras "garaje".  Como seguro que no me explico, ahí va otro ejemplo:
—Vamos al garaje. —Con ademán indiferente, dejó la escoba en la esquina y miró a Damián—. Tengo algo que podría servir.
Asimismo, también hay un punto tras la raya que cierra el comentario del narrador (la tercera). 

Cuánto lío, ¿no? Bien. Recapitulemos.
  1. No se debe dejar espacio entre la raya y el comienzo de una intervención.  (—Vamos al garaje.)
  2. Respetamos cualquier signo que va tras la raya que cierra el comentario del narrador. —Vamos al garaje —dijo Diana, pensativa—: ; . Tengo algo que podría servir.
  3. Si el comentario del narrador empieza con un verbo de habla (dijo, preguntó), es decir, si el comentario otorga una característica a la intervención del personaje, va con minúscula. Vamos al garaje dijo Diana, pensativa. Tengo algo que podría servir.
  4. Si el comentario del narrador es una frase independiente a la intervención del personaje, es decir, si sólo la complementa, el inicio tras la raya va con mayúscula.
    —Vamos al garaje. Diana se giró hacia la puerta. Tengo algo que podría servir.
¿Difícil? ¿Mal explicado? Espero que no.

No sé cómo ponerlos:

Esto depende de cómo se maneje cada uno con el Word. Mi versión es la del 2007, así que las instrucciones van según esta versión. De tan cansada que estaba por cambiar continuamente los guiones por las rayas, decidí ponerlo predeterminado. ¿Cómo se hace? ¡Es más fácil de lo que parece!
  1. Abrimos el word y clicamos en el logo naranja del Word. Abajo del todo nos aparecerá "opciones de Word".
  2. Se nos abre un cuadro bastante grande. A nuestra izquierda, pinchamos en "Revisión" y buscamos el recuadro de "opciones de autocorrección".
  3. Se nos abre un cuadro con símbolos y demás. Las opciones de autocorrección sirven, por ejemplo, cuando ponemos cuatro puntos suspensivos en vez de tres o al poner comillas angulares. Ahora vamos a configurarlo para que cada vez que apretemos la tecla del guion (-) nos aparezca la raya (—). 



  • En cuadro donde pone "reemplazar" ponemos un guion (-), y en cuadro contiguo ponemos (—). Aplicamos, aceptamos, ¡y ya está!
  • En caso de que no funcione, fijaos a ver si en la pestaña de "autocorrección matemática" tenéis marcada la opción "utilizar las reglas de autocorrección matemática fuera de las áreas matemáticas".

  • ¡Y ya está! ¡Vaya entrada más larga! Espero que os haya servido para algo porque he intentado explicarme lo mejor que sé. Si no, siempre podéis decirme el problema por los comentarios o por correo. ¡Suerte! :)