sábado, 7 de enero de 2012

Literatura uniforme: ¿mismo estilo, mismo resultado?

ILoveReadingAndWriting © tumblr
 En mi andanza como correctora -bastante reciente- me han ido surgiendo dudas que he tenido que responderme sobre la marcha en la propia corrección. Cosas como: si la corrección no es objetiva, ¿dónde empieza y acaba el criterio del corrector? Indudablemente, corregimos en base a lo que está aceptado por la RAE y es correcto o incorrecto usar, pero en medio de esta pelea interfieren nuestros gustos, en este caso, mis "yo no lo pondría así", o "reestructuraría este párrafo para resaltar esto y lo otro". ¿Cuándo debemos dejar de imponer nuestro criterio en un manuscrito ajeno?  ¿Termina por agotarse la esencia del escritor? ¿La corrección debería pasar, pues, a ser estrictamente ortográfica y gramatical?

Me gustaría debatirlo. Yo lo debato conmigo misma justo antes de ponerme a corregir. Lo que quiero decir es que inevitablemente estamos influenciados por lo que conocemos, y si hay algo que escapa a nuestro entendimiento no debemos tratar de cambiarlo porque no es nuestro trabajo (y esto es aplicable a todas las profesiones, me temo). Esta ha sido una de las lecciones más importantes que aprendí cuando llegué a Valentia Autores, porque tuve que abrir la mente a otros estilos. Sin ir más lejos, ahora estoy con una novela de prosa gótica, y he tenido que leer sobre ella para adquirir el criterio necesario y corregirla.

Acabada la idea de "lo que está bien y está mal", os planteo una reflexión que llegó hasta mí desde la editorial. ¿Estamos acostumbrados a un estilo homogéneo? ¿Se cortan todas las novelas actuales por el mismo patrón? Una lectura agradable se puede conseguir de muchas maneras. Sin embargo, hay estilos peculiares que o te fascinan, o no pasas de la tercera página. Autores como Tolkien, del que se ha dicho que poseía una prosa de segunda, Lovecraft, King, habrán resultado chocantes en la primera lectura. Como ellos, cientos, pero tienen algo en común: no gustan a todo el mundo. ¿A qué se debe? Seguramente, a su disparidad.

Puede ser que las editoriales actuales publiquen novelas muy iguales en cuanto a capacidad literaria a fin de cubrir las necesidades de un público más grande, pero es muy probable que el lector medio no esté acostumbrado a leer obras un poco más obtusas o desafiantes, por decirlo de alguna manera. He de admitir que por eso me cuesta tanto meterme en los clásicos, y aunque ya me haya acostumbrado a la pluma de algunos, como Austen o Balzac, no puedo dejar de mirarlos con recelo. 

3 comentarios:

  1. waw, lindo blog y bonita entrada, ya sabes que te leo :)
    Una invitación al mío:
    http://globosagua.blogspot.com

    besos de purpurina, Alicia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué tema tan interesante!

    Al corregir textos de otros sí es cierto que acabas pensando "¿Esto está mal de verdad? ¿O es mi forma de hacerlo?".

    No puedo opinar demasiado sobre el estilo de las novelas actuales porque llevo un año bastante flojo en cuanto a la lectura, pero sí noto que puedo acordarme del estilo de Patrick Rothfuss, por ejemplo, pero no del de "Temblor" de Maggie Stiefvater. No es por echar pestes del libro, pero vamos. Recuerdo la historia, no la forma en la que está escrita.

    Supongo que lo suyo será corregir errores de gramática o tipográficos, e intentar respetar el estilo del autor. Sea como sea.

    ResponderEliminar
  3. Voy a contestar a la pregunta que nos haces...
    creo que hoy día nos fijamos más en la historia que en el como se cuenta. Parece que es mucho más importante. Hirundine habla de Rothfuss, y ciertametne yo podría citar de él frases que son bonitas por cómo se escriben. O podemos hablar de La elegancia del erizo, un libro donde cuenta más el cómo decir algo que la historia en sí (que es muy pausada).

    La mayoría de los libros que se leen ahora de JR yo los veo muy directos, muy: esta es la historia, así pasó, créelo, no voy a adornarlo. Y se pierde la magia de cómo se cuentan las cosas. Me parece que eso falta mucho en la literatura actual (aunque eso no quita que también me dé respeto meterme con los autores clásicos: respeto y miedo, miedo a no entenderlo bien).

    Sobre todo ahora, con lo que comentábamos el otro día de ese intento de leer la mayor cantidad de libros posibles... creo que para leer y asimilar bien un libro es necesario leer con calma. Mucha calma. Cien libros al año no me parece algo que se ha tomado con calma.

    Y finalmente, volviendo al principio del tema, la corrección:
    ¿Dónde empieza y acaba el criterio del corrector?

    Bueno, más allá de lo estrictamente gramatical o significados de palabras, huyo bastante del DRAE.
    Supuestamente, el corrector es un corrector de estilo; el corrector profesional se dedica a lo puramente ortotipográfico y gramatical. Yo veo claro que hay que empezar ahí, pero el corrector de estilo no debe quedarse en eso. Sin embargo, no sabría marcar dónde está el límite. ¿Cuándo es un error a la hora de transmitir y cuándo es un 'así lo escribiría yo'? Es más fácil tirar hacia tu estilo de escritura que intentar analizar lo que estás leyendo.

    Para mí, lo importante es que, al contar las cosas, se transmita algo. Y que ese algo que se quiere transmitir llegue. Lo mismo tú crees que estás escribiendo una historia de miedo y al lector no le llega el miedo, sino sorpresa (por ejemplo). Supongo que la corrección es un continuo diálogo con el autor, una interpretación de lo que leemos... Hablo desde quien lee e intenta corregir historias en un foro. No mucho. Lo más que puedo hacer es compararlo con el trabajo de traducción. Importa saber transmitir la idea, la sensación... así que corregir sería corregir las palabras, el envoltorio, para que la sensación que se transmita al lector sea la que verdaderamente ha querido transmitir el autor, algo que creo muy difícil.

    No creo que haya llegado a explicarme muy bien...

    Y te voy a hacer una pregunta: ¿qué opinas de los cursos de formación de correctores? ¿Crees que de veras el algo que puede enseñarse con directrices? ¿Que podrían resolver este tipo de dudas?

    Un saludo,

    Z.

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)