miércoles, 4 de enero de 2012

Los Reyes Majos


La noche de Reyes se acerca, y de nuevo, a los que hacemos Olentzero/Papá Noel nos cae otra tanda de regalos. Personalmente se me da bastante mal regalar cosas a los demás. Si preguntarais a alguno de mis amigos os dirían que 1) no regalo casi nunca 2) la mayor parte de los regalos son libros o peluches. Yo lo siento, pero es ley de vida. Para mí los peluches y los libros son la decoración perfecta. Peluches para decorar la cama, libros para decorar la vida. 

Si queréis ser un poco más ingeniosos que yo (por favor, que sea así) podéis echarle un vistazo al artículo de Lecturalia sobre el mejor regalo para un escritor. Además de los típicos detalles como los libros, que oye, siempre son bien recibidos, nos plantean otros regalos más interesantes como más tiempo para escribir, inscripciones a cursos o incluso un software de pago, estilo Scrivener y demás, que muchos ofrecen una demo y a los treinta días te quedas con ganas de más, sin saber si comprarlo o esperar a que salga hackeado en alguna página P2P. Que digo yo, que si encima es un programa interesante, ¿por qué no amortizarlo?

Al margen de esto, me han parecido unas propuestas muy originales. Si tenéis amigos lectores es fácil intuir el camino para un buen regalo. Pero si el bolsillo nos permite abrir la mente a un día en un spa o una chocolaterapia..., yo digo que adelante. Cositas como Smartbox no son muy caras y se disfrutan bastante. Mejor eso que gastarnos el dinero en algo que acabe cogiendo polvo en un rincón.

2 comentarios:

  1. A mí regalar también se me da fatal y tiro de tópicos al estilo bufanda, zapatillas y calcetines xD.

    Y luego está lo de regalar lo que yo escribo a mi hermana, que es justo la otra cara de lo qeu propone el artículo. (En cierto modo es un regalo vinculante, porque después vas a recibir un comentario a cambio, pero siempre he creído que es un detalle bonito ^^)

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, hacer regalos es muy difícil. Sobre todo porque muchas veces acabamos tirando por el camino fácil y regalamos cualquier tontería que acabará por ahí perdida.

    Yo estoy enamorada del Scrivener *___* Creo que sí que sería el regalo ideal para cualquier escritor que se lo tome en serio :D

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)