miércoles, 4 de julio de 2012

Una visita inesperada

Prettybooks © tumblr
Doce del mediodía. En pijama, con un moño desordenado y estudiando Derecho Constitucional como una loca. Din don -o más bien meeeec-, alguien llama a la puerta. Me asomo tímidamente y me encuentro un hombre con un libro en la mano derecha y una carpeta negra en la izquierda. Pienso en el Opus, en las enciclopedias, en "qué leches me querrá vender este" y ¡oh!, resulta que es escritor y está promocionando su libro puerta por puerta. E inmediatamente capta mi interés.

Su nombre es Sergio Hernández López y es el autor de la trilogía Soy un gusano. Al principio ha comenzado con un discurso sobre cómo llegar al lector y sobre que no es tan importante cuántos ejemplares vendas, sino saber si has gustado, si has calado fondo. Como buen vendedor, me ha enseñado los recortes de periódico en los que sale -Burgos, País Vasco- y el número de libros vendidos -1200-. "Ahora se lee más", me ha dicho, y tanto las estadísticas como yo estamos de acuerdo, "si quieres publicar tienes muchos medios a tu alcance". No por nada el ebook ha facturado 72,90 millones de euros en España. Así que ya no entra solo en juego el hecho de querer ser publicado, sino el ser reconocido, ser admirado, ser visible y tener un estante en la librería solo para ti. 

Me sorprendió gratamente la experiencia. Parece una locura, ¿no es cierto? Pero cada vez son más los escritores con dos pares de narices que salen a la calle. Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Está claro, y chapeau para SH López y para los miles de escritores que van -vamos- a tener que currárnoslo para salir adelante.

8 comentarios:

  1. Y qué bonito tu gesto de darle voz en tu blog :) ¡Mucho ánimo a este escritor con su obra! ¡Y a todos nosotros en general para no rendirnos!

    Besos, bonita :)

    ResponderEliminar
  2. Eso sí que me da miedo. Yo fui señora e la enciclopedia y... Cuánta lágrima...

    ResponderEliminar
  3. Un cantante muy conocido ahora me vendió un disco en mano en Girona desplazándose desde su pueblo de Barcelona natal.
    Llevaba cascos y podías escuchar parte de su música. Hoy llena salas de conciertos.

    ResponderEliminar
  4. Con el título que le has puesto a la entrada bien podría ser el primer capítulo de una historia.
    Como ya te han dicho, es un bonito gesto el contarnos la anécdota tecleando el nombre entero del escritor.
    ¡¡Saludos desde Logroño!!

    ResponderEliminar
  5. A como está la situación ahora no les queda más remedio que ir en busca de lectores. Mucha suerte para él!
    Pero al final le compraste el libro?

    ResponderEliminar
  6. Creo que las visitas como esas son las que le alegran a uno el día, ¿no?

    Además, considero que es una importante lección sobre como las oportunidades hay que buscarlas.
    Muchas gracias por compartir la anécdota ^^

    ResponderEliminar
  7. La Chinoida, no, no le compré el libro. Pero reconozco que estoy bastante arrepentida y parece que tiene críticas interesantes, (y quería mandarle un mail de todas formas), así que lo mismo le pido uno en el futuro ^^

    Muchas gracias a todos, ¡pero cómo no iba a poner su nombre si él es el protagonista de esta anécdota!

    ResponderEliminar
  8. Hola Sparda:

    Qué agradable sorpresa el encontrarme con una entrada sobre mi experiencia en un blog ajeno.
    Me agrada también que los comentarios sobre ella sean positivos. Es cierto que en el día a día y con eso de tocar puertas, no todo el mundo valora el esfuerzo.
    Simplemente agracederte la entrada y dar a conocer esta humilde pretensión que no es más que llegar a cuanta más gente mejor.
    Dejo el enlace al blog: shlopezpastor.blogspot.com

    Gracias de nuevo y un fuerte abrazo (personas como tú, hacéis que todo esto se vaya haciendo, poco a poco realidad)

    Sergio.

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)