domingo, 18 de noviembre de 2012

Corrigiendo con estilo (I): tres tipos de manuscritos

 Booklover © tumblr
La función del corrector de estilo es pulir el manuscrito de un autor, limar las asperezas de la narración, eliminar repeticiones... Teóricamente es un trabajo duro pero ligero, pues el manuscrito ya ha pasado por las tijeras del editor y de los lectores cero, ¿no? Pues no.

Desde que soy correctora me he encontrado con manuscritos de tres tipos. Encabezan la lista los "Así Da Gusto", que apenas necesitan cambios; después les siguen los "Otra Vuelta de Tuerca" porque  deberían ser releídos un par de veces más antes de pasar por el filtro de corrección; y por último los "No Dejes Que Vea La Luz", cuyo título no da lugar a dudas. Por suerte no me ha tocado ninguna de este tipo todavía. En esta escala, una novela puede mejorar -lo que significa subir de categoría- o empeorar. Cuando me toca corregir las del segundo nivel, después de reprimir el instinto asesino y las ganas de lanzar el portátil por la ventana, me asaltan varios interrogantes. ¿Y si el problema es que me estoy metiendo con el estilo del escritor? ¿Dónde acaba una corrección y empiezan las influencias del corrector? La línea que los separa es delgada, y soy consciente de que a veces la traspaso sin darme cuenta. Pongo algo de lo que "debería" estar bien y otro poco de "cómo quiero que se lea esta frase". Por lo general no encuentro quejas con el resultado. Al fin y al cabo, el autor y el corrector están en el mismo bando.

Parece lógico, pero en la práctica no lo es tanto. Las prisas no pueden llevar a un escritor a mandar el manuscrito a lo loco. Corregir la novela de otra persona requiere tiempo y esmero. No es justo para el corrector tener que tragarse errores que podría haber subsanado una revisión sincera. Lectores cero: sé que decir que no es una mierda. Yo misma suelo pensar que quizás he sido muy crítica con alguien, que no debería inmiscuirme tanto con una historia ajena. Luego pienso que así es como saldrán buenas historias, y no me importa dejarme la piel un mes, dos, o los que hagan falta para hacer mi trabajo. Apuesto por los autores, me gusta leer, me gustan las novelas. Pero no puedo evitar ponerme de mala leche cuando me llegan novelas que son más un esbozo de novela que novela en sí.

4 comentarios:

  1. La verdad es que esto es algo que me he hablado a mí misma más de una vez: ¿no es injusto valorar a un autor por su obra corregida, en lugar de su obra pura? A veces lo pienso y, si esa novela está corregida y manoseada por editores y demás, ¿cómo sé yo cómo escribe realmente el autor?
    Supongo que nunca se hace un cambio radical en la novela, que es, básicamente, la obra pura de autor con pequeños retoques... pero es eso que dices, ¿hasta qué limite se corrige?

    Me encanta que te tomes con tanto cariño tu trabajo, así se miman los libros ♥

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo un duda precisamente sobre esto. ¿Los correctores les decís a los autores qué habéis cambiado? Un eterno miedo que tengo es que, en una corrección, el corrector modifique lo que a primera vista es un detalle sin importancia. Pero el autor sabe que ese detalle sin importancia es esencial para comprender la trama más adelante (en otro libro, en el caso de una saga).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la editorial a mí me enseñaron a utilizar la pestaña "Revisar" del word 2007. Si activo el "control de cambios", lo que yo escriba se pondrá en rojo (o lo que yo elimine de tu manuscrito se tachará en rojo también), de manera que cuando te devuelva la novela, tú solo tendrás que "aceptar" o "rechazar" los cambios que yo haya hecho. Así siempre se puede comparar lo original con lo corregido.

      Eliminar
  3. El problema es dónde está el límite, en callar al creador interno que se empeña en gritar «yo no lo habría escrito así». ¿Qué es una verdad universal? ¿Qué es la esencia del autor? ¿Es consciente el autor de lo escrito? Me han metido en la cabeza que el revisor es un gran amigo (del autor y del traductor), y que se debería trabajar mano a mano con él, no tratarlo como un enemigo ;3 Supongo que se aprende a diferenciar con la práctica (ay, y dudo de la existencia de los primeros, salvo que hayan pasado antes por otra criba de correcciones... siempre hay cosas que pueden mejorarse, detalles que pueden pulirse).
    (Me gusta leer sobre tu yo-corrector). Duda: ¿cómo es la relación con el autor-escritor durante el proceso de revisión? :)

    Un beso.

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)