miércoles, 4 de julio de 2012

Una visita inesperada

Prettybooks © tumblr
Doce del mediodía. En pijama, con un moño desordenado y estudiando Derecho Constitucional como una loca. Din don -o más bien meeeec-, alguien llama a la puerta. Me asomo tímidamente y me encuentro un hombre con un libro en la mano derecha y una carpeta negra en la izquierda. Pienso en el Opus, en las enciclopedias, en "qué leches me querrá vender este" y ¡oh!, resulta que es escritor y está promocionando su libro puerta por puerta. E inmediatamente capta mi interés.

Su nombre es Sergio Hernández López y es el autor de la trilogía Soy un gusano. Al principio ha comenzado con un discurso sobre cómo llegar al lector y sobre que no es tan importante cuántos ejemplares vendas, sino saber si has gustado, si has calado fondo. Como buen vendedor, me ha enseñado los recortes de periódico en los que sale -Burgos, País Vasco- y el número de libros vendidos -1200-. "Ahora se lee más", me ha dicho, y tanto las estadísticas como yo estamos de acuerdo, "si quieres publicar tienes muchos medios a tu alcance". No por nada el ebook ha facturado 72,90 millones de euros en España. Así que ya no entra solo en juego el hecho de querer ser publicado, sino el ser reconocido, ser admirado, ser visible y tener un estante en la librería solo para ti. 

Me sorprendió gratamente la experiencia. Parece una locura, ¿no es cierto? Pero cada vez son más los escritores con dos pares de narices que salen a la calle. Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Está claro, y chapeau para SH López y para los miles de escritores que van -vamos- a tener que currárnoslo para salir adelante.