jueves, 11 de octubre de 2012

Las absurdas, barrocas y archiaburridas descripciones que no dicen nada

© Ilovedoodle
Hoy por hoy hablaros de cómo y qué describir sería una locura. Los consejos que doy en el blog no son absolutos y cada escritor tiene su propia metodología, aunque es curioso pararse a analizar esos matices que tanto nos agrada conocer de los de nuestra especie. Aun así me siento en la obligación de hablar de algo que da título a esta entrada: las absurdas, barrocas y archiaburridas descripciones que no dicen nada y que para el colmo son incongruencias en sí mismas. El escritor debe actuar con lógica, adecuarse a la voz que lleva y evitar que desafine. Vayamos con un ejemplo:
Miré a Sam, divertido, acordándome de nuestras escapadas al lago. Sus labios carnosos se arquearon en una media sonrisa. En aquel instante, una brisa cálida meció sus cabellos rizados, y el flequillo cayó desordenadamente sobre sus ojos azules, escondiéndolos de mí. Pobre Sam. Sus bromas cada día eran más inoportunas.
Dos cosas:

1) Si Javier, nuestro narrador en primera persona, conoce a Sam desde hace un tiempo, ¿qué necesidad hay de describir sus labios, su pelo y sus ojos? ¿No es algo que para Javier pasa totalmente desapercibido porque es normal? ¿No debería omitirse? Aquí muchos me diréis que no, porque describir a los personajes físicamente es fundamental para profundizar en la historia... Pero yo creo que eso es una excusa. No hace falta saber el color de ojos y de pelo de los personajes para disfrutar de una novela. Sería diferente si Javier acabara de conocer a Sam, ahí sí podríamos querer una descripción física.

2) Como lectora a veces me siento estafada. ¿Acaso soy la única que está cansada de encontrar descripciones que se limitan al color de los ojos y el pelo? No enriquecen la caracterización del personaje, más bien al contrario. Sam es rubio y tiene los ojos azules. ¿Y qué? ¿Qué me dice eso de Sam? ¿Es importante para el desarrollo de la historia? ¿Y es absolutamente necesario explicarlo nada más que aparece en escena?

Abro la veda al debate. Me gustaría muchísimo saber vuestras opiniones al respecto.