domingo, 14 de abril de 2013

Ánima

SunsetinParis © tumblr
No creía que los besos tuvieran fuerza para cambiar el curso del destino. Si bien algunos senderos aparecen sin hollar, como recodos de nieve virgen, lo creía profundamente marcado desde el día en que nacemos. También creía que los sentimientos estaban hechos de átomos y no de alientos; que el insomnio solo podía padecerlo por ansiedad y no por una caricia; que el corazón solo sabía detenerse ante las malas noticias y no a dos centímetros de otro como él, un corazón herido y cálido, fiero e ilusionado.

4 comentarios:

  1. La vida también tiene muchas cosas buenas, sólo hay que saber verlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que los sentimientos negativos perduran mucho más que los positivos. Eso es algo que tenemos que intentar cambiar... ;)

      Eliminar
  2. Llego aquí gracias a "Dale vida a blogger" y creo que me quedo. Esto es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Pero me pregunto... ¿cómo así? ¡No estoy apuntada en Dale vida a Blogger, y me siento fatal de repente! :(

      Eliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)