viernes, 20 de septiembre de 2013

Despacio y con buena letra

El título hace referencia a algo que solían decirme mis profesores a la hora de hacer un examen. Siempre empezaba fenomenal y las prisas acababan haciendo del folio una maraña de garabatos. Y si a eso añadimos que ya de por sí mi letra no destaca por su claridad...

Hace poco encontré estas imágenes sobre lo que esperamos ver escribiendo a mano y lo que sucede en realidad. Cuando algunos escritores me dejan echar un vistazo a sus libretas -pero por poco tiempo, porque las ideas podrían escaparse- veo que los párrafos de unas están perfectamente alineados, que usan varios colores, que añaden títulos y que hasta los han subrayado con regla. ¿El resultado? Una libreta clara, concisa e ideal para localizar la información en un momento. Luego, siendo la otra cara de la moneda, encuentro libretas que se asemejan más a la mía: tachones, líneas torcidas, dibujos de posturas o poses, post-its, asteriscos que remiten a páginas anteriores o sucesivas... en definitiva, un puto lío. Tengo aquí una foto de letra para que veáis cómo es mi libreta, y en esencia, cómo se organiza todo en mi mente.
De una novela fantástica y de misterio. © Eleazar-writes

Grosso modo, así preparé el primer superreportaje. © Eleazar-writes
Sé que tengo letra de dinosaurio. A veces ni yo la entiendo, incluso tengo que tachar y escribir la palabra de nuevo para que mi yo del futuro no se tire de los pelos. Pero una cosa está clara: necesito escribir a mano. Es costoso porque me canso, y si me canso la letra empeora, y si empeora mi caligrafía parece un electrocardiograma... Pero es la única manera que tengo de ser productiva. Qué sé yo; las ideas fluyen con más rapidez que tecleando en el ordenador, quizás porque así tienen más tiempo para convertirse en conceptos concretos. Sobre todo, porque mis libretas no tienen wifi. ¡Y tengo el dedo índice súper vitaminado!

Conocer nuestras peculiaridades nos ayuda a mantener un buen ritmo. Yo sé que escribo mejor a mano aunque luego tenga una doble tarea -pasarlo a ordenador mientras reviso- pero si eso es lo adecuado para mí, es lo que voy a hacer. Como excepción, si tengo mucha pereza de coger el bolígrafo pero me apetece escribir, cierro todo y abro en OmmWriter. Cero distracciones, os lo aseguro. Y si sois de los que necesitan trabajar sin música, creedme: se acopla tan bien al ambiente que al rato dejaréis de oírla.

Si os animáis, me gustaría ver vuestras libretas o vuestra letra, bien en una entrada -que podríais dejarme en el blog- o en los mismos comentarios.

Un pequeño offtopic antes de terminar la entrada. Me han llegado un par de correos que me sugieren temas de los que podría hablar en el blog. Y yo os pregunto: ¿tenéis vosotros algún tema del que queréis que hable o investigue? De momento estoy preparando otro superreportaje de cómo terminar una novela, pero me llevará tiempo.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Éter

33 fotos desde el espacio © freeyork
El navegador de a bordo borró las coordenadas de la misión y trazó una ruta bien conocida para Equis. […] El trayecto hasta su hogar era largo, así que cedió el pilotaje a Dana II, la IA de su nave, y cerró los ojos. Aproximándose a las lindes del sueño, Equis pensó en que con suerte en casa volvería a soñar. De momento tendría que conformarse con la negrura infinita y unas estrellas que, a ojos de quien llevaba meses recluido en el espacio, carecían de esplendor.

jueves, 5 de septiembre de 2013

¡Nueva temporada de Eleazar escribe!

Rita © WeHeartIt
¡Hola a todos y todas! No os doy la bienvenida a septiembre porque "Volver a empezar otra vez", de El Corte Inglés feat. Vuestras pesadillas ya se ha encargado de ello. Vengo a contaros lo que he hecho este verano y una novedad exclusiva dentro del blog.

Primero, ¡soy licenciada en Periodismo! Llevaba cuatro años queriendo decir esto y por fin tengo el título. Este verano ha sido caótico. Apenas he parado por casa para recargar las pilas un par de días y seguir viajando. He estado haciendo una pequeñísima ruta por Andalucía -Sabinillas, Estepona, Puerto Banús, Málaga, Marbella, Bolonia y Tarifa-. Además aproveché para hacer kendo a 36ºC en el dojo, que viene fenomenal para sudar y oler a cocodrilo. Este fue uno de los momentos cumbres del verano. El otro ha sido hace unas semanas, cuando fui a Donosti a conocer a mi gran amigo Ximo Soler, escritor; Gustavo Raga, el ilustrador -ahora os enseño cosas, hihi-; y a Raúl Giscán, su traductor a inglés.


El robot-samurái es una ilustración que me hizo Gabo frente a la playa de los surfistas en Donosti. Aquí tenéis su página personal y aquí su página de facebook. En la otra foto están las firmas del libro de Ximo, Guardianes de Tierra Santa I: Acto de fe: el ilustrador me regala una ilustración, el escritor una súper dedicatoria y el traductor, una pizca de su inglés. ¡Son tan geniales!

Después vino septiembre, y con él muchos retos. A finales empiezo el máster en Literatura Comparada y Estudios Literarios. También tengo una prueba personal muy importante de la que os hablaré más adelante. Sigo buscando trabajo en editoriales o grupos editoriales; de esta necesidad surgió la única novedad del blog que veréis por el momento: el banner de "¡Quiero una corrección!", que está debajo de los seguidores. Tras el segundo aniversario del blog, que fue en junio, he decidido dar un empujón a mi trabajo como correctora de estilo. Es un llamamiento a los autores que quieran pulir sus manuscritos, pero también para las editoriales o, en definitiva, para quien necesite ayuda. Los detalles están en la entrada que creé para ello, y estaré encantada de resolver las dudas que tengáis.

Esto es todo de momento. Quizás habrá un tiempo en que no tenga internet, pero el blog seguirá funcionando con la mayor frecuencia posible. ¿Y vosotros? ¿Qué tal vuestro verano? :3