miércoles, 16 de octubre de 2013

¡Cuidado, un libro con amor homosexual!

Los lectores estamos cansados del amor. No solo porque en algunos libros sea tan insípido como el tang de limón, sino porque mientras el esquema heterosexual de las relaciones amorosas no ha cambiado en veintiún siglos, el homosexual sigue desnaturalizado de cara a la galería literaria. Parece que la comunidad LGBT solo habita en Chueca y es divertido hablar de ellos en carnavales, no así en el ámbito cultural. Si todavía hay gente a la que le parece raro ver a las dos mamás de un mismo niño, no quiero ni pensar en cómo llevará que existan personas con un sexo que no corresponde a sus necesidades... Pero hoy he venido para poner un poco el dedo en la llaga de los círculos retrógrados. Clichés, clichés y clichés, ¡esto es lo que hay! Ancha es Castilla, y está llena de novelas en las que los estereotipos homosexuales son dignos de parodia.

book-cupcakes © tumblr
Es curioso que haya tantos personajes homosexuales escritos por personas heterosexuales. No me malinterpretéis: no es que no puedan escribir de o sobre ello, es más, deben. La verdadera experiencia se consigue cruzando la línea de comfort. Quizás el único inconveniente que veo y que ha dado lugar a todos estos tópicos es que algunos escritores no han hablado con ningún gay o lesbiana en toda su vida. Creerán que son seres de leyenda, porque si no, no me explico cómo pueden existir tales arquetipos:

1. La loca: ideal para animar fiestas y hablar de novios, pero tan vacío como una bolsa de patatas. Ha sido creado como excusa para detonar una acción, no para ser en sí mismo. Escrito por quienes han visto muchas películas absurdas -no estilo Monty Phyton o el nuevo dinoporn, sino Los rubias de pelo en el pecho- o que han oído hablar de 'este tipo de gays' pero no han tomado café con ninguno. También es aplicable a las lesbianas, aunque creo que se da en menor frecuencia.
2. La mala: también conocido como 'el despechado' o 'la despechada', porque nos da igual si es gay, lesbiana, bisexual o transexual. El caso es que es una víbora tan  venenosa que si se muerde la lengua, se muere. Ha sido creada para enrollarse con la mejor amiga del protagonista -o mejor amigo, en cualquier caso, de su mismo sexo- y luego ha descubierto que le gusta el rollo. ¿Qué sabemos de la mala? Que es puro rencor, que se llama Christine o Pain en el caso de las lesbianas y Blake y Stefan para los gays. Nada más, porque no sirve para nada más. Escrito por quienes desconocen los verdaderos motivos de quien explora su sexualidad y solo quieren telenovelas estilo Antena 3.
3. El promiscuo: también válido para ambos sexos. Le gustan todos los de su mismo sexo. No importa si son jóvenes, maduritos atléticos o sugardadys. No es que debajo de esa promiscuidad subyaga una enfermedad psicológica, es, hablando en plata, follar por follar, por darle el toque moderno a la novela. Escrito por quienes hacen fanfics guarros, que no eróticos.

Estos son solo tres, pero hay muchos más, y me gustaría que comentarais los que más os hayan llamado la atención. ¿Pero cómo van a verse naturales las relaciones homosexuales si no se reflejan adecuadamente en la literatura, que es desde tiempos inmemoriales, la vía del conocimiento por excelencia? ¿Se puede escribir sobre LGBT y no parecer idiota? ¡Sí! Yo misma leo más bien poco sobre amor homosexual, así que hice un barrido por este artículo de Wikipedia sobre la homosexualidad en la ficción fantástica y luego pedí por twitter que mis seguidores me echaran un cable. Y estas son algunas de las proposiciones:
  • Confesiones de una máscara, de Yukio Mishima
  • El muchacho persa, de Mary Renault
  • Captive Prince, de U.S Pacat
  • La mano izquierda de la oscuridad, de Úrsula K. Le Guin
  • Sputnik, mi amor, de Murakami
  • Antichrista, de Amélie Nothomb
  • Novelas de Javier Negrete
  • Boy meets boy, de David Levithan
¿Qué más podríais recomendarme? A cambio también tengo otro artículo en inglés sobre personajes gays y cómo construirlos bien, amén de que para mí tiene una respuesta muy obvia: tal y como a los demás, porque al margen de su sexualidad todos son personas.

10 comentarios:

  1. Se me olvidó comentarte "Los magos", de Lev Grossman. xD
    Comentar que en las novelas de Javier Negrete suele haber uno o dos personajes homosexuales, a veces más metidos en la trama, a veces menos. En 1Q84, de Haruki Murakami, también hay un personaje homosexual, aunque tiene relativamente poca relevancia.

    ResponderEliminar
  2. Hay bastantes autoras españolas de homoerótica por ahí. En algunos casos suben sus novelas en blogs (y soy una vaga de mierda y odio leer a pedacitos por entradas) y la verdad es que la gente disfruta mucho con sus historias.

    Creo que deberían ser más visibles este tipo de historias normales, a ver si así se rompen los estereotipos.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la entrada, y aunque aún estamos muy en fase cliché es mejor esto que prácticamente obviar el tema, a mi parecer. Pero les echaré un vistazo a las lecturas recomendadas :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Marion Zimmer Bradley es un buen ejemplo de autora que incorpora historias de amor homosexuales (y de todo tipo) en sus historias (tanto la saga Darkover como sus novelas artúrica) sin caer en tópicos y, además, no simplifica sus tramas basándolas solamente en la parte romántica.

    Lo cierto es que, pensándolo bien, cuesta encontrar historias de este tipo que no resulten insulsas y caigan en tópicos.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con tu entrada. Siendo sincera, todas las historias de amor homosexual que conozco son fanfics. Todavía no he leído ningún libro en los que los homo no sean personajes estereotipados atrapados en esos cánones.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Dos historias magníficas de amor: Juegos de amor y Juegos de seducción de la escritora Nut. Son súper bonitas e intensas. Nut tiene blog: medianocheeneljardin.
    Además, como habrás deducido es española.
    Un beso!
    Esther.

    ResponderEliminar
  7. Hola

    Bueno, el tema es interesante. El caso es que no veo la necesidad de incluir personajes homosexuales salvo que los necesites para la trama. En los años noventa se estableció esa "obligación" y en toda película, la chica tenía un vecino homosexual que era un personaje bastante secundario. Introducir personajes LGBT por obligación es como querer obligarte a introducir personajes africanos, italianos, de EEUU, gitanos, turcos o catalanes. Los introducirás en la trama si es coherente, los necesitas y los quieres, pero no podemos empezar ahora a decirle a los autores qué personajes tienen o no tienen que introducir en sus novelas, porque es el paso previo a la censura. Ya hay libros que se rechazan por cuestiones "de género"; no digo más.

    El caso es que yo si he conocido a varios homosexuales, he compartido mesa con una pareja "gay" y te puedo confirmar que, efectivamente, son gente tan tan normal que si no te dicen que son homosexuales, o no les ves con su pareja del mismo sexo, no sabes que lo son.

    Cuando escribo es muy extraño que introduzca personajes que, abiertamente, sean homosexuales, pero el caso es que la orientación sexual de la mayoría de esos personajes me suele ser indiferente. Muchos de ellos podrían ser homosexuales sin problemas, porque nunca se habla de qué les gusta y qué les deja de gustar. Cuando digo que un personaje masculino tiene esposa, lo que me interesa comunicar es que tiene a una persona en su vida, no que sea heterosexual. De hecho, podría ser uno de tantos homosexuales que, por presión social, se casan y tienen hijos; me da igual, no afecta a mi historia.

    En una de las pocas ocasiones en las que he introducido a personajes homosexuales, ha sido en una historia que guardo en secreto porque es erótica (y uno es muy tímido para difundir eso con mi nombre). Concretamente, pongo a una lesbiana en la situación de verse obligada a practicar lucha libre con una hetero bastante atractiva. Las pautas que seguí para crear a ese personaje se resumen en una: normalidad. Era una chica normal, tanto que la otra no llega a saber que su contrincante es lesbiana. Muy tímida, muy educada, le pedía perdón si le tocaba algún sitio íntimo por accidente... Y cuando la otra chica se va a marchar, como le había gustado, se le insinúa muy delicadamente, con la esperanza de averiguar si la otra es lesbiana o no y si le gusta o no. Le dice que le cae muy bien, que le gustaría ser su amiga, que tiene un cuerpo que merecería ser acariciado y no golpeado... Para esto me basé en insinuaciones reales de lesbianas (no desvelaré mis fuentes :D) que son del estilo de: tienes unas manos muy suaves. Más o menos lo mismo que haría yo si me gusta una chica y no quiero que me grite y se enfade (cosa casi inevitable, por cierto).

    El caso es que introduje un personaje así porque me interesaba contar muchas cosas. Gracias a introducir a una chica lesbiana pude contar que en el país donde se desarrolla la trama, la homosexualidad está prohibida, lo que habla de un gobierno autoritario que se mete en ese tipo de temas, reforcé la incapacidad de la chica heterosexual para juzgar las emociones de los demás (se le insinúan y no se da cuenta) y, sobre todo, conseguí caracterizarla a ella y al hombre que, tras contarle la historia, le abre los ojos, como no homófobos (no comprenden por qué la homosexualidad está prohibida, cuando no le hace daño a nadie y, de rebote, caractericé al hombre como un revolucionario, al afirmar que las leyes deberían cambiar...). Como ves no la introduje por azar, sino porque me convenía, como me podría haber convenido introducir a una rusa para caracterizar no sé qué.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  8. Hola! Les revelo el libro #1 de América Latina, LAS LÁGRIMAS DE LA GIOCONDA, una novela entrañable sobre el proceso de identificación de un joven, que logra amar y cambiar su propia vida. Fue escrita en entornos de toda naturaleza, y navegando por múltiples situaciones sicológicas.

    MUY RECOMENDADO.

    http://laslagrimasdelagioconda.blogspot.com/

    http://laslagrimasdelagioconda.blogspot.com/2014/01/las-lagrimas-de-la-gioconda-monalisa-da_12.html

    ResponderEliminar
  9. Hola chicos, encontré esta página buscando libros sobre homosexualidad y mola mucho. Quisiera dejaros por aquí un enlace de un libro que me pareció muy útil, perdón si es muy spammer de mi parte, si es así podéis quitar el enlace y si es posible me gustaría que pudieramos hacer una colaboración o algo, espero que sea posible porque la verdad es un libro que está muy bien.
    http://cesarlandaetah.com/soy-homosexual-como-decir-al-mundo-tu-verdad/

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Melissa, ¡gracias por pasarte!
      No es spam, así que no te preocupes. Aunque he echado un vistazo al libro y si bien lo que pone de manifiesto es interesante, yo me refería a novelas o ensayos orientados a la ficción y este parece más un libro de descubrimiento, y si me lo permites, poco discreto. Quiero decir que al igual que con las portadas de literatura erótica (con Highlanders y músculos), echo en falta la sutileza. xD Aun así no hago reseñas, pero muchísimas gracias por el aporte.

      ¡Un beso!

      Eliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)