miércoles, 26 de marzo de 2014

El verdadero héroe

De la adaptación de Ghibli, 'Cuentos de Terramar'
Porque había esperado, había esperado desde el primer día, que si el Archimago lo había elegido a él, y solo a él para este viaje, era porque él tenía algún poder innato, heredado de su antepasado Morred, un poder que le sería revelado a la hora más aciaga y en la más extrema necesidad, y así se salvaría él, y salvaría a su señor, y al mundo entero del enemigo.
¿Os suena? Si leéis muchísima fantasía, seguramente este esquema lo tengáis más leído que la etiqueta del champú. El héroe, justo antes de caer en las garras de la oscuridad y abandonado a la desesperanza, obtiene su poder último y logra restablecer la paz en el universo. Como no estoy segura de si mis palabras destilan mucha ironía, mejor dejar que Campbell haga su magia. La cita que inicia esta entrada proviene de La costa más lejana, volumen III de Historias de Terramar, escrito por Ursula Le Guin. Es curioso cómo ella consigue dar otra vuelta de tuerca al héroe tolkiniano, pero lo mejor es la naturalidad con la que el protagonista expone esta revelación. Un solo pensamiento: "no soy especial. No fui elegido por ningún dios. Este es mi presente". El verdadero héroe desconoce su heroicidad.

Me sorprende que se hable Le Guin como la "sucesora de Tolkien". Quizá sea porque ella sembró también los vientos de Tolkien, pero consiguió una tormenta única e irremplazable, una tormenta que se separó drásticamente de las pautas del denominado maestro. Ambos crearon mundos regidos por normas coherentes, pero nada más tienen en común. Para mí sigue siendo un misterio que el trazo de Le Guin esté tan inexplorado, con el contrapunto que supone a la fantasía actual que tanto bebe de la tradicional.

7 comentarios:

  1. Claro, es que el problema a la hora de hacer fantasía es que parece que no se pueda escapar de los tópicos, no? Una de las cosas que me quitan las ganas de meterme en ese género, es que parece que está todo hecho. Aunque tengo que explorarlo más a fondo, algún día te pediré que me hagas una bibliografía de imprescindibles. :)

    ResponderEliminar
  2. De Ursula Le Guin solo he leído "Un mago de Terramar", "Las tumbas de Atuan", "La costa más lejana", "Tehanu" y "En el otro viento". Me encantó el mundo de Terramar, los leí hace ya años y recuerdo con especial cariño la canción de la mujer de Kemay:


    Más al oeste que el Oeste
    más allá de la tierra
    mi gente está danzando
    en el otro viento.

    Y la verdad tengo ganas de volver a leer más cosas de esta autora, tiene un estilo único. Yo tampoco veo demasiadas semejanzas con Tolkien más allá del género y de la creación de mundos.

    Besos : )

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo con 13 años leer Un mago de Terramar en catalán, y de ver fragmentos de la película de imagen real, pero me picó más la curiosidad cuando vi la película de Miyazaki hijo. (Además, la BSO es preciosa.)

    Aunque lo que más me provoca curiosidad de Le Guin no es la fantasía, sino la ciencia ficción. Y Lavinia, la historia de las guerras latinas a través de esta protagonista, muda en la Eneida, también :3

    ResponderEliminar
  4. Para mí el verdadero héroe de El Señor de los Anillos es Sam y en ningún momento él piensa que sea un héroe. Sin ir lejos, cree que nunca se contarán historias sobre él. Tolkien es inteligente porque sus héroes protagonistas no son Aragorn (como se hace hoy, un guerrero preparado), sino que son los tipos de a pie (grandes y peludos). Otra cosa es que la gente imite (y mal), pero la culpa no es del imitado, sino del imitador.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Aunque... bah, esto se discute con comida de por medio. Que te vengas a la Península, Eguren. :D

      Eliminar
  5. Pues sí, esos son los únicos debates que valen la pena.
    Veníos también a La Roca algún día. Es como Azkaban, pero con algún dementor más.
    :D

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con Eguren. Es un género que más bien parece un campo de tópicos en el que puedes caer y caer y nunca levantarte. A veces parece que todo está dicho y que no puede haber innovación, pero realmente, creo que solo es cuestión de enfoque. Si bien es cierto que es un campo bastante aislado ya.

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)