lunes, 27 de julio de 2015

@DystopianYANovel o el humor de los estereotipos

Del boom que por suerte cada vez leemos y escuchamos menos aún quedan ciertas perlas de sabiduría en forma de humor. No estoy hablando de un remake de la maravillosa Perla Shumajer (que ya quisiéramos la esfera Blogger tener un ápice de su... descaro), sino de @DistopianYANovel. Este Twitter cuenta fragmentos de una historia aleatoria basándose en los estereotipos que nos ha dejado el género apocalíptico en literatura juvenil. Seguro que muchos ya lo conocéis, pero me apetecía reincorporarme al blog con un tema divertido antes de entrar en materia.

Por suerte, mi padre me enseñó a pelear con su viejo puñal. Voy a por los de seguridad y sus termopistolas.
Muy poco visto, ¿verdad? La habilidad del protagonista marcándose unas águilas de Tolkien para resolver ciertos aprietos de la trama. Esta ventaja tiene la mala costumbre de aparecer inesperadamente, de manera que el lector no está familiarizado con ese dato y le chirría. Comentábamos en el taller de personajes de Pulpture que no podemos dar atributos que resuelvan los problemas de los personajes. Por ejemplo: un hombre mudo que es capaz de comunicarse a través de un aparato complejo que emula la voz humana y está conectado a su mente. Ese rasgo (la mudez), que a priori podría matizar su personalidad, se convierte en atrezzo. No vamos a caracterizar a un personaje para hacerlo especial, sino para hacerlo real

Fuera de la Colonia, la tierra es tanto bosque como desierto, y también las ruinas de una ciudad de acero.
Esas descripciones que mezclan un poco de todo, no sé si para que el escenario sea diferente, atractivo, exótico o muy raro... Como escritora se me hace complicado imaginar un sitio de cero, todavía más si no tengo referencias y apenas lo he visualizado en mi mente. El tiempo me ayuda a perfilar el concepto, pero mi fuente principal de inspiración son las ilustraciones y los videojuegos. Solo así consigo volcar una fotografía más o menos completa en papel. Y ni siquiera está garantizado. 

"¿Por qué no hay adultos aquí?", pregunto en voz baja. "La hay", contesta Ermias. "Nos están viendo. Todo esto forma parte de La Prueba".
Reconozco que cuando era adolescente me fascinaba la idea de un mundo sin adultos (y por consiguiente, sin reglas, sin personas que igual no te comprenden porque tienen otras responsabilidades, o porque no te quieren y punto), pero en un momento dado empecé a preguntarme por qué su ausencia se había convertido en la norma. ¿Son realmente un estorbo para el desarrollo de la historia? Bueno, es posible. Si fuera madre no me gustaría que mi hijo se convirtiera en el héroe de una nueva y misteriosa tierra poblada de criaturas mágicas. No de la noche a la mañana, y menos aceptando que el business es el business y que mejor no le espere despierta. Pero ¿por qué no darle una vuelta de tuerca al rol de los progenitores? En Corazón de Tinta de Cornelia Funke, la protagonista no solo se lleva genial con su padre, sino que además este es parte activa desde la primera página. Seguro que se os ocurren otros ejemplos.

"¿Por qué no puedes aceptar tu sitio en la Sociedad y ya está?", ruge el Líder. "¡Porque soy Especial!", replico.
Esta es de regalo. No necesita explicación, ¿verdad? 

2 comentarios:

  1. Jajaja me ha encantado. No conocía la cuenta (no ando muy activa en Twitter últimamente), pero creo que me pasaré a leer algún tuit más.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me he topado con muchos de estos tweets en Tumblr, y la verdad son una pasada xD El último no tiene desperdicio y es algo que a mí a veces me sigue chirriando en muchas historias.

    Me alegro de que hayas vuelto al blog :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)