sábado, 14 de febrero de 2015

Mis 5 citas de San Valentín

Este es el primer año que celebro San Valentín de una forma especial. No soy alguien muy consciente de fechas e historias y lo he demostrado incontables veces con mis fallidos intentos de memorizar aniversarios, así que en 2015 he roto con la dinámica amorosa por completo. Y es que no conforme con tener una persona especial, he decidido citarme con los cinco personajes literarios que más me han cautivado... por muchas razones. ¿Un paseo por mi biblioteca? ¡Acepto el reto!

1. Will Laurence
Fuente
Por Temerario lo conoceréis, actualmente la mejor saga histórico-fantástica escrita por Naomi Navik y cuyos libros no están todos traducidos al español. Las aventuras del capitán Will Laurence nos llegan de pascuas a ramos, pero aún hoy puedo releer El dragón de su majestad sin que pierda esa frescura que solo puedes obtener al mezclar dragones y las Guerras Napoleónicas.
Mi cita ideal sería a lomos de Temerario, surcando los cielos de Francia e Inglaterra. Llevaría una especie de picnic con comida variada y ligera, sobre todo por si me da un mal de altura.

2. Geralt de Rivia
Screenshot de The Witcher 3
Casi no necesita presentación. Protagonista de una serie fantástica que lleva su mismo nombre y escrita por Andrej Sapkowski, Geralt de Rivia es un brujo que se gana la vida cazando monstruos de toda clase y formas. Muchos lectores lo consideran el heredero directo del famoso género espada y brujería porque encuentran en él un héroe que se dirige a donde le llevan sus pies, cínico, irónico hasta decir basta, peleón como él solo y con un don de gentes que le arrastra aventura tras aventura. Normal que Sapkowski escribiera siete libros sobre él. Además, el videojuego The Witcher 3 continúa la historia de Geralt tras el último volumen de la heptalogía, La dama del lago.
El sitio perfecto con este madurito interesante sería una taberna con la música de los bardos de fondo. Nos emborracharíamos y Dios sabe qué más.

3. Kaidan Alenko
Fuente
Sabíais que esto iba a pasar. El biótico de moda forma parte del pelotón en la trilogía Mass Effect; acompaña a la Comandante Shepard en su lucha para vencer a los segadores, y de paso puede tener un romance con él que te caes para atrás. Me gusta porque tiene una historia que va más allá de ser el típico hombre florero para contentar a las gamers (que conste que yo acepto de buen grado los pectorales) y porque la relación con Shepard tiene un montón de altibajos, cosa que agradezco. Los libros tienden a vendernos una versión 'light' de lo que es el amor. A ser posible lo prefiero crudo, bonito e intenso.
Con el señor Alenko me iría a una casa rural. Incluso me pondría romántica: luz tenue, copichuelas, paseos por la naturaleza, fotos para el recuerdo...

4. Chaol Westfall
Fuente
Uno de los vértices del triángulo amoroso en Trono de Cristal, de la autora Sarah J. Maas. Pese a que la sinopsis del libro te vende algo así como un Canción de Hielo y Fuego juvenil y luego es poco más que unas peleas y un romance de por medio, reconozco que me enganchó bastante. Este personaje en concreto me pareció más noble y mejor tipo que su superior, el príncipe Dorian. ¡Y además sabe manejar una espada!
Invitaría a Chaol a una ruta a caballo. Luego, por qué no, echar un combate a capa y espada. 

5. Channon Yarrow
En Transmetropolitan
No solo de hombres va la cosa. Channon trabaja como asistente de Spider Jerusalem, el periodista gonzo de Transmetropolitan, cómic de Warren Ellis y Darick Robertson a los pinceles. Es un personaje femenino potente, y cuando digo potente me refiero a un carácter bestial, un latigazo de palabrotas, de feminidad, de juventud y de sueños... y casi la única capaz de soportar a Spider. Me gusta porque esa personalidad arrolladora esconde una mujer con ganas de tener suerte.
Sin saber por qué derroteros sigue su historia, creo que intentaría un plan casero al más puro estilo peli y manta, y si tuviéramos que salir, cine y cena en un restaurante agradable. 

Es posible que sea la peor persona para organizar citas, pero al final lo que importa es la compañía, ¿no? ¿Con qué personaje ficticio os iríais este sábado? ¡Feliz San Valentín!