miércoles, 26 de agosto de 2015

Nancy Kress: "La ciencia-ficción es una literatura de ideas"

De izda. a dcha: Susana Vallejo, Nancy Kress, Patricia Cadigan. Fuente.
El pasado 29 de julio tuvo lugar la charla Grandes Damas de la Ciencia Ficción en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid. Las invitadas fueron Nancy Kress (Saga de los Insomnes) y Pat Cadigan (Matrices), autoras clásicas del género, y la moderación estuvo a cargo de Susana Vallejo. Este evento se celebró dos días antes del festival Celsius 232 en Avilés para abrir boca a los asistentes. Los que no pudimos asistir nos conformamos con una enriquecedora charla entre dos escritoras tan prolíficas como desconocidas en nuestro país, al menos en lo que literatura en español se refiere.

En general, y esto es una apreciación subjetiva, las respuestas fueron tan dispares entre sí que crearon un contraste rico en matices. Yo tenía muchas ganas de conocer a Nancy Kress y apenas había oído hablar de Pat Cadigan. No os describiré mis impresiones. Prefiero dejar que os hagáis las vuestras.

Vallejo quería que empezaran por el principio y nos contaran qué las motivó a escribirKress comenzó sin planearlo, y cuando se dio cuenta ya era demasiado tarde para abandonar; Cadigan se considera afortunada por saber desde siempre a qué se dedicaría, puesto que supo que sería escritora desde que tuvo un libro en sus manos. Se marcó una primerísima meta: aparecer en la antología editada por Judith Merril. Lo consiguió.

En una época donde las bibliotecas “tenían sección de chicos y de chicas”, Kress se zambullía de pleno en la que aparecían naves espaciales, guerras y mundos desconocidos…, la de chicos. Entre risas comentaba que nunca habría podido ser la jovencita que se tumba en el piano del chico mientras le escucha tocar, sino la que se pasea por sus estanterías buscando historias prohibidas. En un tono conciliador, afirmó que la ciencia ficción por aquel entonces “era sexista, pero también uno de los géneros más aperturistas de la literatura”. Se enamoró de los personajes y de la ambientación de Ursula Le Guin y Arthur Clarke, y de Walter Miller Jr. con The view from the stars.

De Pat Cadigan solo os diré que tiene la voz ronca por la edad e iba con un vestido de flores. Lo cuento porque en realidad le pega mucho más una chupa de cuero y un puño americano. Se expresaba con mayor vehemencia: “La ciencia ficción es maravillosa porque los personajes hacen cosas que nosotros nunca podremos hacer, como colonizar Marte y vivir aventuras, pero nada de esto se disfruta tanto sin una buena caracterización”. Kress secundó a su compañera: “La ciencia ficción es una literatura de ideas, de ahí que muchos autores se olviden de los personajes”. Ambas autoras insistieron en que el género debería ser un escenario en el que colocar a las personas y ver, por ejemplo, cómo la tecnología afecta la comunicación o la perspectiva.
Fuente.
De profesión, futurista
Cada vez es más frecuente que ciertas personas asesoren a empresas privadas acerca del futuro. Tanto Nancy Kress como Pat Cadigan y otros escritores son contratados como consultores para explorar las diferentes trayectorias que podría llevar un producto o una institución. Así, Cadigan contó que estuvo trabajando como futurista para Kodak justo cuando pretendían reinventar su negocio (¡y la fotografía digital se les antojaba imposible!). Allí la autora norteamericana aprendió que la preservación, la información y el almacenamiento son los tres conceptos que más preocupan a la sociedad. No hubo tiempo de ahondar en esto, pero no es ninguna tontería: preservación, de cara a ser más longevos; información, por lo evidente; y almacenamiento, imagino, por la forma de conservar datos y recuerdos de nuestra vida. “Cualquier futuro es más extremo de lo que imaginamos”, añadió con una carcajada ronca de motera experimentada. O bueno, eso me pareció.

Nancy Kress no se queda atrás con la futurología. Si los apuntes no me fallan, estudió posibles escenarios en el sector educativo para el gobierno de los Estados Unidos. Ahí es nada, amigas. La conversación derivó hacia su pasión por la ingeniería genética, lanzando un mensaje que prefiero citar directamente:
La ingeniería genética es la gran protagonista del siglo XXI junto con la biología. […] Y vuestra generación es la generación de las decisiones difíciles. Sed precavidos; no penséis que la tecnología está controlada. Siempre correrá el riesgo de ser utilizada como arma.
También hubo espacio para hablar, cómo no, de las redes sociales, y de cómo estas habían cambiado la forma de concebir la amistad. Cadigan se limitó a comentar que Internet no es una barrera comunicacional per se, sino que gracias a ello la amistad ha adquirido nuevos niveles de profundidad, inconcebibles para los que se encuentran al otro lado de la brecha digital y habituales para los que crecieron conociendo el término de “amigos de internet”.

Bonitas portadas extranjeras, terribles españolas. Lo siento.
Mujeres e implantes biónicos
Pocas cosas me motivan tanto como ver a dos artistas dejándose llevar en una conversación. Tuvimos la suerte de ver interactuar un buen rato a Nancy Kress y a Pat Cadigan especulando nada más y nada menos de las primeras reacciones ante los implantes biónicos. Para poneros un poco en situación, imaginad un futuro (no muy lejano, espero) al más puro estilo cyberpunk. Establecieron tres periodos concretos, similares a la respuesta que obtuvo la revolución científica del siglo XX:
  1. Early adapters: los que desean probar los avances más recientes.
  2. Cautious people: los que observan al primer grupo para ver cómo se desarrolla el avance.
  3. The watch-it-from-far guys: los que prefieren no acercarse, o en su defecto, los que tardarán mucho en adaptarse a lo nuevo.
Es posible que yo haya retocado los nombres de las etapas, pero en esencia es exactamente lo mismo. Poco después llegó La Pregunta; esa que hacen a todas y cada una de las mujeres, esa que yo misma he hecho entrevistando a otras mujeres y esa misma que ojalá nadie tuviera que hacer y que cada día aborrezco un poco más: ¿ser mujer os ha influenciado en vuestra escritura?
¿Y cuáles fueron las respuestas?

“Nunca hubo prejuicios para publicarme por ser mujer”, dijo primero Nancy Kress. “De hecho, mis editores han defendido mis obras siempre que lo han creído necesario por su calidad y sin establecer razones de género”. Pat Cadigan contestó algo muy diferente:
La ambigüedad de mi nombre [Pat] me dio ciertas facilidades, pero ahí acaban las ventajas. He sido insultada por fans, críticos de toda clase, supuestos compañeros literarios… y defendida a muerte por mis editores. A lo largo de nuestra historia, las mujeres hemos tenido menos acceso a la educación y a la ciencia que los hombres; puede que por eso nos hayamos visto en una espiral de reconocimiento constante para ser valoradas. Afortunadamente, la situación está cambiando. 
Cadigan es considerada madre del movimiento cyberpunk (aunque ella no se ve reflejada en él), género en el que le costó 30 años ser reconocida como escritora de ciencia ficción dura pese al éxito que ha cosechado prácticamente desde el inicio de su carrera profesional. 

Ronda de preguntas
El público tardó en lanzarse a satisfacer su curiosidad, así que Susana Vallejo continuó con un par de preguntas relacionadas con el libro preferido que hubieran escrito y el proceso creativo. Kress se decantó por Stinger (1998), no publicado en España, y Cadigan por ninguno en especial: “mi libro preferido es siempre el que estoy escribiendo”. En cuanto al proceso creativo, otra pregunta que me provoca urticaria, Kress lo dividió en dos partes: imaginación y esquema. La primera para crear, la segunda para organizarse y no dejar que la historia se desborde. Cadigan prefiere descubrir la historia a medida que la construye, aunque se organiza por secuencias de escenas.

Pudimos preguntarles acerca de la producción audiovisual actual de ciencia ficción. Manteniendo el tono escueto, Kress calificó la mayoría de ridículas (y muchos estuvimos de acuerdo), y Pat Cadigan, al hilo de su compañera, destacó Star Trek, Out of Limits y Alien, y recomendó The Story of Your Life y F.A.Q about Time Travel. El resto, pasajero.
Arañando el finalísimo final del evento no me pude resistir a hacerles mi pregunta favorita: ¿cuál es el último libro que habéis leído? Nancy Kress estaba inmersa en la lectura de Regenesis, de George Church, un ensayo de no ficción acerca de la biología sintética; Pat Cadigan, The Three Body Problem de Cixin Liu, recién galardonada con un Premio Hugo; y Susana Vallejo, Sombras verdes, ballena blanca de Ray Bradbury.

Si yo fuera editora, tardaría poco en mover lo necesario para publicar parte de la obra de estas dos señoritas. Solemos perdernos en autores habituales y no echamos mano de los universos de largo recorrido que han triunfado en otros países.

Las tres Marías. Fuente.