martes, 12 de septiembre de 2017

Wes Marino: Bajo la piel de la ciudad

Parte de la portada original, por Carolina Bensler.
El periodista más random de la ciencia ficción escrita por Eleazar (o #gordipunk🍕) nació hace muchos años, casi diez, mientras daba un paseo por Vitoria. Si alguna vez habéis visitado Vitoria, sabréis que fue capital verde europea, y que los parques, las flores y los bosques la rodean como si pretendieran invadirla; pero también es un lugar gris y azul en las estaciones de frío. La gente se arrebuja en sus bufandas, los nubarrones ocupan el cielo, el viento rasca las naricillas de los perros… Y en una de estos paisajes me hallaba yo pensando en qué haría con mi vida cuando terminara la carrera. Quería contar historias. Nada más. No sabía el medio. Si la radio, la televisión, el periódico o una revista digital serían ideales para mí o yo me tendría que adaptar a ellos o qué. Tampoco sabía si tenía madera como sé que la tienen otros. Nunca fui de actualidad, la vida del tuitero cazanoticias no era la mía. ¿Y para quién era? ¿Y cómo sería? Total, Wes Marino se construyó a través de preguntas dirigidas a mí misma.

La ciencia ficción es un escenario tan válido como otro cualquiera. Lo elegí porque, sin saberlo, ya pensaba en la épica de las cosas pequeñas. Mientras Wes deambulaba por mi cabeza un poco perdido (“¡No tengo una historia! ¿Qué demonios voy a contar?” imaginaba que me reprochaba con los brazos cruzados y la expresión chof de quien pierde un metro en su cara), comencé a ir a las Tertulias de Ciencia Ficción de Vitoria. Se discutían clásicos bastante variados, había apariciones fugaces de autoras que no conocía, me sacaba de casa los miércoles por la tarde, y su atmósfera entre libros era agradable. Al principio no necesitaba nada más. Luego, sí: leer esto y lo otro y aquello y escribir, escribir, escribir para sacar lo que tengo dentro, que es mucho y se me hace bola.

Pero Wes Marino seguía sin su noticia.

Como orquestado, estudié el transhumanismo en una asignatura del máster llamada Movimientos Culturales. La tesis de mi profesor, además, trataba sobre El Señor de los Anillos; en una universidad donde todo el mundo escribe sobre literatura realista o no ficción, me sorprendió leer algo sobre lo fantástico. Poco después Mariano Villareal lanzó la primera convocatoria de Terra Nova II. Sonó clic, chas, pum, sonido de taladro en algún rincón de mi mente. Lo demás fue una vorágine de notas estúpidas e ideas convertidas en un relato largo llamado Lejos de la Tierra, cerca de la eternidad. Ese fue el borrador de lo que hoy es Wes Marino: Bajo la piel de la ciudad, y así, tras dos o tres revisiones, lo mandé a varias editoriales y al concurso. Hubo una interesada antes de Cerbero, pero qué sé yo, se olvidó o la chispa se apagó o no acabó surgiendo, y no importó demasiado porque significaba que la historia no estaba preparada. En 2017 le di un pequeño lavado de cara y lo envié a la convocatoria de bolsilibros de la Editorial Cerbero. El resto es historia.

WES MARINO
Tres palabras: temerario, suertudo y listo. Temerario porque solo él se metería en problemas con el estandarte de La Verdad en lo alto, y ligada a esta temeridad está la pureza de quien cree que La Verdad es lo único que importa. Suertudo porque se rodea y se rodeará de personas que le complementan a la perfección, como es el caso de Juárez. Listo porque Wes es consciente de que ellos podrían superar los obstáculos sin él, pero no viceversa.

JUÁREZ
Tres palabras: distante, hábil, enfadada. Distante porque después de todo, lo único que pretende es resolver los problemas que ella misma se ha buscado, no los de los demás. En este sentido, Wes la pondrá en un apuro, obligándola a enfrentarse al sentido de la justicia que abandonó por salud. Hábil porque, madre mía, Juárez es diestra (si habéis leído el bolsilibro, badum tss) tanto con las armas como con los imprevistos, y hará de contrapunto a los planes nefastos del periodista. Enfadada porque sus expectativas sobre cómo iba a ser su vida no se han visto cumplidas. Juárez tiene su propio arco argumental. De hecho, su propia novela, algo así como una biografía desde sus orígenes en el México de la Tierra hasta… hoy, mínimo, y las historias que quedan por contar.

Esta es la primera de muchas aventuras que han hipotecado mi imaginación para siempre. Desconozco si serán publicadas, pero al menos sí serán escritas. Espero que me acompañéis en el camino, y las disfrutéis tanto como yo. Seré feliz si consigo que Wes Marino os distraiga un par de horas una tarde especialmente dura de domingo, esas en las que pasas más tiempo pensando que es domingo que aprovechando el tiempo libre que queda. ¡Nos leemos!


🔹 ¿Dónde comprarlo? Físicamente en la librería Cyberdark en Madrid y en la Librería Gigamesh en Barcelona o desde la web de la Editorial Cerbero.
🔹 Precio: 5 euros.
🔹 Páginas: 164.
🔹 Ilustración de portada: Carolina Bensler.
🔹 Formato: 10,5x14,8. Bolsilibro. Rústica PUR.
🔹 Colección Wyser nº10.
🔹 ISBN: 978-84-947454-5-4
🔹 ¿Dónde reseñarlo? ¡En Goodreads! Pero también en vuestros blogs, por Twitter, por Facebook, en persona tomando algo... Todos los formatos valen. ¡Vuestras opiniones son muy importantes!