miércoles, 8 de junio de 2011

La Ciudadela


A cada paso que doy reparo en lo irreal que es todo. Trozos de edificios se sostienen en la letanía como un lienzo futurista. Un banco de niebla gris rodea las casas y otras construcciones extrañas posadas en tierra. Muchas no tienen puertas, o ventanas, o se sitúan en lugares inaccesibles. Aunque sé que es una original creación de mi mente, no puedo evitar pensar en lo consistente que es. Siento el frío de las baldosas o el aire acondicionado de las tiendas. El rumor del viento me acaricia la mejilla y de vez en cuando levanta algo de polvo, una fina gravilla que cubre el suelo. Disfruto con esta realidad ya la vez soy consciente de que vivo un sueño.

Me dejo llevar.

4 comentarios:

  1. te sigo por aquí! :) me gusta como escribes LH Positivo!!!! :]

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito *v* Dejarse llevar es lo mejor =)

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)