miércoles, 29 de febrero de 2012

Secretos a voces y confesiones literarias

Si alguna vez alguien pensó que los lectores no teníamos secretos que guardar, se equivocaba remotamente. Hoy, aquí, en Eleazar Escribe, me gustaría contaros secretitos, ahora que estamos solos y nadie puede oírnos. El último, por favor, que cierre la puerta sin hacer ruido y se siente en un cojín. Un momento, ¿qué? ¿¡no ha traído merienda!? Lo siento, aforo completo. Que se lo hubiera pensado antes de dejar las galletas en casa. Aquí o comemos todos o el cocinero al río.

Todos tenemos secretos que guardar, y de hecho, pienso que los lectores escondemos más de los que en principio aparentamos. Ya somos mayorcitos para no prejuzgar a la gente por sus aficiones -a veces cuesta- así que nadie se asustará si ve a una persona abriendo un libro y oliendo las páginas, como esperando impregnarse de un aroma desconocido, el perfume de una nueva historia. También alguna vez os habréis sentido fatal al ver morir a vuestro personaje preferido, y en ese momento no queda otra más que cerrar el libro y alejarse del dolor un rato. Una vez lancé un libro contra la pared, enfadada con el autor por haber hecho sufrir a un personaje que se merecía tanto la felicidad. Después -mucho después- me di cuenta de la genialidad. ¡Lo había sentido en mis propias carnes! Aquel era un escritor. 

Pero yo os había prometido secretito, y yo siempre cumplo. Bookfessions es una web, un tumblr para ser exactos, que recopila pensamientos, manías y secretos de los amantes de los libros. Es muy divertido ir leyendo las imágenes y pensar: ¡oh, ya te digo! ¡genial, nunca lo habría explicado mejor! Pasé un buen rato leyendo algunas confesiones -hay casi 1000, una cada día- y yo os he traído un par con las que me siento muy pero que muy identificada. La única pega es que están en inglés, pero no es muy complicado y bueno, os he traducido estas seis:


904: Mi madre siempre se vuelve loca al verme leer tanto porque piensa que estoy siendo un poco antisocial.
858: Leo cada vez más lento hacia el final del libro, porque no quiero que se acabe.
853: Mi madre ha tenido muchas conversaciones conmigo mientras leía un libro. No recuerdo nada de lo que decía, pero podría recitar páginas enteras del libro.
818: La razón de que no saque buenas notas es que leo a escondidas en clase cuando debería estar prestando atención.
862: Cuando me levanto un día y pienso que va a ser un mal día, echo un vistazo a mi biblioteca y pienso en todas las maravillosas historias que empiezan con malos días. Eso me anima.
882: Me siento culpable cuando alguien me regala algo y pienso que me habría gustado más si hubiese sido un libro.

¡Para que luego digan que los lectores están solos! ¿Y bien?¡Hora de confesarme vuestros secretitos más interesantes! :)

6 comentarios:

  1. Son todos ciertos, y seguro que en esa página hay muchísimos más que también.

    Besos^^

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo dices, además de oler las páginas (por supuesto) me acuso del 858. No solo leo más despacio, sino que en ocasiones cierro el libro y me doy una vuelta por la cocina para aprovisionarme. No sé si será para rizar el rizo de la felicidad paladeando los dos placeres al mismo tiempo, o quizá para tratar de ir consolándome del que se va a terminar con el otro. ¿Tengo que cumplir penitencia?

    ResponderEliminar
  3. Como siempre magnifico ¡Me encanta! me ha hecho gracia cuando tiraste el libro contra una pared jaja ¡que intensidad por favor! un besote.

    ResponderEliminar
  4. Me identifico totalmente con la de "me siento culpable cuando me regalan algo y pienso que me habría gustado más si hubiera sido un libro".
    Me conformaría con un libro. Uno solo y bien barato comprado entre varias personas. De hecho, uno de mis libros favoritos de pequeña fue un libro que alguien me regaló por mi cumpleaños. No recuerdo quién fue, pero no era un familiar (creo que una vecina), y mira que es más difícil acertar. :)

    (El libro era "Danko: el caballo que conocía las estrellas").

    ResponderEliminar
  5. Yo a parte de oler siempre siempre los libros (y que todo el mundo a mi alrededor se escandalice por hacerlo...) muchas veces me ocurre lo de tener que dejar de leer debido al giro que ha tomado la historia. Me pongo tan sumamente nerviosa que tengo que dejarlo por lo menos hasta el día siguiente, jaja. También me ha ocurrido estar en casa, levantarme de la cama, sentarme en el sofá con un libro y no volver a moverme hasta que lo termino nada más que para ir al baño y comer algo, incluso a veces ni siquiera me levanto de la cama. :) He llegado a leerme libros en un día! Estoy fatal!! XD
    Seguro que muchos de los que pasáis por aquí, o incluso tú misma Eleazar lo habéis hecho! :)

    ResponderEliminar
  6. Ay, a mi también me pasa eso. A veces no quiero seguir leyendo cuando un libro me gusta mucho, porque luego me cuesta encontrar tanto libros así, que me da pena que se acabe!
    Que curiosa esta entrada, me ha llamado la atención.

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)