jueves, 20 de septiembre de 2012

La culpa es de los lectores

Aquarelkada © DeviantArt
Hoy me apetece pegar un portazo. De esos que revientan las bisagras, de esos que te dejan en el sitio. A raíz de una muy sabia opinión que he leído sobre la autopublicación en Amazon, he estado buscando en otros blogs y en mi propio facebook todo tipo de reacciones en escritores, poetas, novelistas y como quieran llamarse. Que esa es otra: se busca tanto la especialización que las etiquetas acaban siendo ridículas. Pero vayamos punto por punto.

Amazon es una jungla, dice Miguel Ángel Moreno. El lector debe estar preparado ante el infarto que pueda provocarle el Top 100 y las recomendaciones de sus amigotes. Amigotes, sí, porque no se les puede llamar de otra manera: escritores que entran a bocajarro en tu red social y te hacen tanto spam que se te caen las bragas. Y por si esto fuera poco, tengo que soportar comentarios ridículos acerca de la naturaleza del lector estándar. Que si "la buena literatura no se vende porque el lector está anestesiado por las editoriales y la distribución en las librerías", o "la literatura ha muerto: ahora solo quedan escritoruchos del tres al cuarto que empañan una época de esplendor". Dos frases que podrían servir de excusa para pasar una tarde agradable, pero no para justificar y ocultar el ego de un escritor frustrado. 

Porque muchos están así, frustrados, porque sus obras no alcanzan esas ventas explosivas. ¿Pero cómo van a hacerlo? Realmente, ¿qué esperan? Cualquier profesional debe aprender de sus errores y avanzar, joder, no patalear en el fango del victimismo y gritar: ¡la culpa la tienen los lectores, que no saben apreciar mi talento! ¡Cegatos! Y es curioso que muchos de estos escritores sigan otra clase de actitudes como lapidar a un compañero si ha cometido una falta de ortografía o tratar de superespecializarse para destacar. ¿Diagnóstico, doctor? Prepotencia crónica.

Los pucheros no atraen lectores. Es más, yo me alejaría corriendo.

14 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Eleazar, me has hecho sonreír. Yo soy una autora que se autopublicó en Amazon, llegó al número uno y se quedó allí durante casi un mes, más a gusto que ná. Después llegó B de Books y dijeron que mi novela les encantaba y que la querían. Y a principios del año que viene Ediciones B la sacará en papel, dentro de su colección La Trama, de novela negra. Y cuando leo artículos como el que citas, siempre, siempre pienso lo mismo: ¡qué valor tienen algunos! Porque yo sería in-ca-paz de juzgar el trabajo de un compañero. Y no reniego de ser una autopublicada en Amazon. Adoro a los lectores, son la salsa de la vida de un escritor. Y, como no soy perfecta, no me entretengo en mirar la paja en el ojo ajeno. Bastante trabajo tengo tratando de sacar la viga del mío. Y ahora me voy a escribir que tengo mucho que contar. Un beso :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me estás entendiendo. Estoy muy de acuerdo con la crítica de Miguel con respecto a Amazon, y ha sido a raíz de ahí que he visto opiniones de otros escritores que me han hecho escribir esta entrada.
      Valoro la autoedición porque requiere un mínimo de coraje que no todo el mundo tiene, y esto es así. Y no es que si uno no se autopublica es un cobarde y perdedor, ni mucho menos; yo lo veo una vía tan buena como otras.
      Pero es eso. Solo quería aclararlo. :)

      Eliminar
    2. Sí te había entendido, Sparda, es que soy amante de la ironía, chica, pensaba que lo sabías por mi adoración a Jane Austen y mi manera de escribir. Y tú post ha sido la gota que ha colmado mi vaso... Sigo pensando que hay mucha, mucha vanidad y mucha, mucha osadía en algunos escritores. Sobre todo cuando no hablan de ellos mismos. Solo eso.

      Eliminar
    3. Iiiiih. Malentendido resuelto, entonces :D

      Eliminar
  3. Ese autor tiene sus novelas publicadas en Amazon, vía editorial, pero la maquetación es pésima, pueden entrar a Amazon.com y leer los primeros capítulos. Eso es ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en tu ojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blanca, te digo lo mismo que le he dicho a Antonia hace unos segundos. Estoy bastante de acuerdo con el artículo en cuestión, pero no con ciertos escritores "clasistas" que echan la culpa a los lectores de todo. Creo que Miguel contempla la autopublicación como una vía muy buena y valiente, pero también hay que asumir unos riesgos y unas consecuencias tanto como escritor como lector. Su entrada alude más bien a ese tipo de cosas.
      Al menos, quiero dejar clara mi postura. Esto tiene que ver más con esos escritores de los que he sacado un par de citas.
      Besos, y gracias por pasarte. :)

      Eliminar
    2. Concho, y gracias por pasarte, señorita. :3

      Eliminar
  4. Y por desgracia es cierto que hay un montón de pésimos escritores o mejor dicho. Aficionados que se apuntan al carro de vender, vender y vender.
    Ser un buen escritor no significa vender mucho. Por ejemplo, a la autora de Potter la rechazaron en un montón de editoriales. ¿El libro era malo? No. Para nada. ¿Los lectores eran ciegos? No. Llegó la editorial que abrió mercado a la novela y esta triunfó. ¿Es mejor que otras? No. Pero es buena.
    Felicidades por la entrada. Ilustra muy bien una realidad creciente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes? A veces pienso que es cuestión de suerte, de estar en el lugar ideal en el momento adecuado. De momento solo esa respuesta me justifica algunos booms que parecen más un "yo pasaba por aquí". xD
      Gracias a ti por pasarte y comentar.

      Eliminar
  5. Eleazar, esta es tu mejor entrada. Cuando te sale humo de las fosas nasales es cuando más orgulloso estoy de ser tu amigo.
    Al tema, pienso lo mismo que tú, más que nada porque no quiero que me grites hoy...mano izquierda.

    Un abrazoooo

    ResponderEliminar
  6. Tengo la sensación de que, en general, nos tomamos demasiado en serio a nosotros mismos; escritores y lectores. Y me da que al final es cuestión de que cada uno encuentre al lector que le guste su libro y viceversa.
    Lógicamente algunos lo conseguirán más y mejor, lo cual no significa nada excepto sí nos lo tomamos tan en serio.
    Que cada uno luche por llegar a su meta y disfrute de su camino.

    Yo me lo estoy pasando en grande tanto leyendo libros que nunca habría conocido de no haber tenido la curiosidad de ver que era eso de autoeditar e intentar lanzarme al ruedo.

    Voy a disfrutarlo :-)

    Saludos.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se podría resumir en que lo importante es disfrutar. Cuando en la balanza sufres más que disfrutas, es que hay algo mal...

      ¡Gracias por pasarte! :)

      Eliminar
  7. Hola a todos. Gracias por el artículo.

    Me gustaría responder a Blanca Miosi, aunque ya lo he hecho en privado:

    En ningún momento he entrado a cuestionar la presentación de las novelas; ni la maquetación, ni la portada. Sólo su contenido. Por otro lado, los defectos que una editorial pueda cometer a la hora de presentar un libro no son, en ningún caso, culpa del escritor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)