sábado, 28 de enero de 2012

Bestiario lingüístico (I): cedé, bluyín

¡Hola! Como cada sábado he vuelto y esta vez con una nueva mini sección cuyo nombre encabeza el título. ¡Bestiario lingüístico! ¿Y de qué voy a hablaros aquí? Pues de todas esas palabras que la RAE translitera de otros idiomas (sobre todo del inglés) y que no hay por dónde cogerlas. 

Con el paso de los años la RAE se ha visto obligada, muy a regañadientes, a aceptar ciertos vocablos que una década atrás habría sido impensable. Todos los idiomas evolucionan conforme los horizontes se expanden más allá de las fronteras del país hablante. Está claro que la globalización es la única culpable (o quizás debamos darle las gracias) de que el castellano esté mudando de piel y adquiriendo nuevos tonos. Supongo que es por eso que las normas van cambiando y nos trae de cabeza. Ya nos dolió con lo de guion sin tilde (que siempre tuvo sentido ponerlo sin tilde, ya que es un diptongo, ergo es un monosílabo..., bajo mi punto de vista) y así otras tantas historias. Personalmente me fastidió mucho cuando la RAE decidió darle la vuelta a la tortilla, un poco sin pensar en los que toda la vida habíamos aprendido de una manera y de la noche a la mañana van y nos cambian las normas. 

No quisiera extenderme más de lo debido, pero es que este tema también da para mucho. Algunos cambios me parecen aceptables e incluso lógicos, pero otros, sobre todo lo que concierne a las voces inglesas o francesas...
CD. Sigla del inglés compact disc (‘disco compacto’). También designa el aparato con que se leen estos discos. Se usa en masculino, pues este es el género del sustantivo disco, equivalente español del inglés disc.[...] A partir de la lectura española de la sigla se ha creado el sustantivo cedé. Se desaconseja la forma cidí, por corresponder a la lectura inglesa de la sigla. En cualquier caso, se recomienda usar con preferencia el equivalente español (disco) compacto.
La primera vez que vi escrito "cedé" en lugar de CD fue en el libro Dos velas para el diablo de Laura Gallego, y reconozco que me quedé ojiplática. Después le sucederían "deuvedés". Ya estamos acostumbrados a "béisbol" o a "béis" en vez de baseball y beige, respectivamente. Es curioso porque todavía me sigue chocando ver "güisqui" en vez de whisky, pero me sigo sin acostumbrar a escribir "grill" y que me redirija a "parrilla". Luego de advertirnos de que se trata de un anglicismo innecesario, el mal está hecho en el momento en que lo admiten. ¿Pero qué me decís de esto?
BLUYÍN. El pantalón de tela recia, generalmente azul, usado originariamente por los vaqueros de Texas recibe en español los nombres de (pantalón) vaquero o (pantalón) tejano. Normalmente se emplea en plural con el mismo sentido que en singular: unos vaqueros, unos tejanos. [...] Puesto que en gran parte de Hispanoamérica se utiliza exclusivamente la denominación inglesa (blue) jean(s), se considera aceptable en estas zonas el uso del anglicismo, siempre que se haga con las grafías adaptadas bluyín (pl. bluyines) y yin (pl. yines).
 A veces pienso que la RAE chochea. Si no me creéis, podéis ir al Panhispánico de dudas y poner "blue jeans" o "bluyín". ¡Definitivamente, creo que no podré acostumbrarme a esto!

2 comentarios:

  1. Acepto cedé, pero lo de güisqui me nuevo. Qué fea es así la palabra, la leche xDD

    ResponderEliminar
  2. Creo y no sin razones que, por mucho que levantemos la voz, la RAE. No cambiará de "pantalones" y seguirá en sus "trece". De todos modos, a nadie debe de extrañar que, esto suceda pues, es la evolución en sí, tenemos que amoldarnos, (o acostumbrarnos ) a estos cambios y seguir con la mente abierta a otros muchos más que, van a acontecer.

    ResponderEliminar

¡Pasa, pasa! A este comentario invita la casa. ;)